Dark?

¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1

A+ A-

Capítulo 1


No había nadie allí, los silenciosos tejados de la escuela estaban desolados.

 

Cha Min-joo caminó hasta el borde de la azotea y cerró los ojos.

 

Mientras subía las escaleras, el dobladillo de su ropa empapada en sudor se le pegaba a la espalda.

 

El sol ardiente le picaba los ojos como siempre.

 

(¡Estallido!)

 

El sonido de la puerta abriéndose se escuchó a sus espaldas.

 

Quizás se apresuró a subir las escaleras, ya que también le costaba respirar.

 

—¡Oye, Cha Min-joo!

 

Volví a mirar la llamada de la voz. Vi una cara que era tan odiosa que apreté los dientes..

 

—¡Cha Min-joo, espera!

 

La mujer que encontró a Min-joo a esa altura comenzó a temblar y se puso pálida.

 

Esos labios que estaban rojos y gruesos, llamándola por su nombre.

 

La mujer tenía un rostro angelical, como si toda la belleza del mundo estuviera junta.

 

Sus mejillas se sonrojaban cada vez que era tímida, y sus voluminosas pestañas le iban bien.

 

Por supuesto, esa cara no se veía encantadora para Min-joo.

 

—Realmente no estás tratando de tirarte, ¿cierto? Acabas de enviar una carta para sorprenderme, ¿verdad?

 

La mujer agito la carta entre sus manos.

 

Era un manuscrito dejado por Min-joo como una nota de suicidio para maldecirla.

 

El rostro de la mujer, que sostenía la carta con suavidad con el dedo índice y el pulgar como si estuviera recogiendo un objeto sucio, se enrojeció cada vez más.

 

—¿Crees que me vas a asustar si haces esto?

 

—Lee Su-yeon.

 

Min-joo la llamó por su nombre llanamente. Los hombros de Su-yeon temblaron.

 

Sus ojos estaban llenos de autocompasión, haciendo la vista gorda ante todas sus fechorías.

 

La ira que yacía profundamente en el estómago de Min-joo se retorció dinámicamente.

 

Un corazón resentido se enojó, y la ira pronto se resignó.

 

De todos modos, no había nadie al lado de Min-joo. Sin padres ni amigos quienes la protegiesen.

 

«¿Necesito vivir toda mi vida así?»

 

—¿Puedo soñar felizmente con el futuro mientras pase este período sin problemas?

 

Min-joo negó con la cabeza mientras se hacía preguntas.

 

—Sabes, lo pensé.

 

Min-joo no tenía la confianza para vivir ahora. No había ningún arrepentimiento por no haber continuado con una vida tan desesperada.

 

Si existencia era una novela, quería terminar este libro y dejarlo para la siguiente historia.

 

Quería que Dios lo hiciera si existía.

 

—Si tuviera que nacer de nuevo, me encantaría nacer en el mismo mundo que tú. Déjame nacer y criarme en el mismo lugar que tú.

 

Cada vez que continuaba, Su-yeon temblaba menos.

 

Min-joo sonrió y susurró el juramento que había esperado.

 

—Para que pueda vengarme de ti.

 

La pared que tocaba su espalda era muy baja. La altura fue fácil de saltar.

 

Su-yeon debió haberlo notado también y comenzó a correr con el rostro pálido.

 

—¡Esperar! ¡Yo dije espera!

 

—Escucha, Lee Su-yeon.

 

Ahora, recuerda este momento.

 

Nunca olvides.

 

Espero con ansias el día en que pagues por todo lo que me has hecho.

 

—Desearía que tuvieras una muerte miserable, incluso si tuvieras que volver a vivir.

 

Con la última maldición, Min-joo le quita la fuerza a su cuerpo.

 

Se derrumbó rápidamente para no cometer ningún error. Definitivamente morirá si se rompe la cabeza primero.

 

Lo inesperado fue el comportamiento de Lee Su-yeon.

 

—¡No!

 

Min-joo pensó que se reiría de ella como de costumbre, pero llegó corriendo con los dientes apretados y agarró su mano.

 

Me quedé estupefacta. ¿Está haciendo esto porque tiene miedo de que me muera?

 

Min-joo apretó los dientes.

 

—¡Mi mano, suéltame!

 

Se apoyó completamente contra ella mientras trataba de sacudirse.

 

Casualmente, Lee Su-yeon estaba en sus brazos.

 

Mientras caían juntos, los gritos de Lee Su-yeon no se desvanecieron de los oídos de Min-joo. Ella estaba aturdida.

 

Esa fue la experiencia de Cha Min-joo justo antes de que abriera los ojos del cuerpo de Dahlia, que había estado a sufriendo de  fiebre.

 

• ────── ✾ ────── •

 

Una villana.

 

Es una palabra que se refiere a una mujer dura y de mal genio.

 

Y Dahlia Margaret, la primera hija de la familia del Conde Margaret, fue una de las mayores villanas del Imperio.

 

Hermosa apariencia, un aura frío, una personalidad viciosa.

 

Todos en el imperio le tenían miedo.

 

Esa era la reputación de Dahlia Margaret que Cha Min-joo conocía.

 

—Señorita, la ayudaré a vestirse.

 

La doncella que entró inclinó la cabeza cortésmente.

 

—Sí.

 

Dahlia respondió con torpeza y mantuvo su expresión lo más fría posible.

 

Si era una actitud completamente tranquila o indiferente, ella también tenía una buena idea.

 

Cuando vivió como Cha Min-joo en Corea, así vivió siempre.

 

—Si voy a ser la mujer viciosa y malvada que se rumorea en todo el mundo, ¿Cuánto mal debo hacer?

 

Pero ahora era un mundo de ficción. Además, ¡el mundo en una novela que había leído justo antes de morir!

 

Pero, ¿es bueno haber leído el contenido del libro?

 

Dahlia se mordió las uñas, disimulando su nerviosismo.

 

Cuando abrió los ojos por primera vez en este mundo, pensó que tenía la mala suerte de no haber muerto, por lo que tuvo un ataque.

 

Era aún más aterrador ver gente con ropas extrañas por todas partes.

 

—¡Dhalia! ¡Dahlia, hija mía! ¿Estás bien?

 

—¿Quién, quién eres tú…?

 

—¿Quién soy? ¡Soy tu padre, Dahlia! 

 

Pero cuando vino un hombre diciendo ser su progenitor y tuvo algunas conversaciones, rápidamente pudo averiguar dónde estaba.

 

«Floret nació para ser amada».

 

Como puede ver en el título, el personaje principal de esta novela es la otra hija del Conde Margaret, Floret Margaret.

 

Pero la estaba llamando por un nombre diferente.

 

—Dahlia, ¿estás despierta?

 

Sólo después de que el hombre la llamó por su nombre real se dio cuenta.

 

Que se convirtió en el papel de un villana secundaria, no en la heroína.

 

Tan pronto como Dahlia se enteró, maldijo a la persona que la había traído allí.

 

(Toc Toc)

 

Al oír que alguien llamaba a la puerta, Dahlia volvió la cabeza.

 

Después de terminar, la criada también dio un paso atrás.

 

Apareció por la puerta abierta un viejo mayordomo.

 

—Señorita, el conde está esperando. Cuando esté listo, le mostraremos la sala de recepción.

 

—Entiendo, así que lárgate.

 

Dahlia lanzó deliberadamente una fría respuesta.

 

También había caras que podía construir que eran lo más amargas posible.

 

—¿Qué?

 

Pero el mayordomo pareció sorprendido. Dahlia chasqueó la lengua porque pensó que era un desastre.

 

«¿Qué es? ¿Debería haber arrojado ese candelero? ¡Debería haber hecho algo malo, sabes!»

 

Esta fue la mayor dificultad que se le presentó a ella ante su nueva realidad.

 

Dahlia Margaret era la mujer más bella y malvada del Imperio, pero Cha Min-joo no era una mujer vil.

 

Ella era solo una estudiante de secundaria que se dedicó a sus estudios de una manera normal y tranquila.

 

No podía arrepentirse de no haber visto ni un solo drama de fin de semana porque estaba muy concentrada en estudiar.

 

Si hubiera visto una telenovela, sabría cuánto mal tendría que hacer en esta situación.

 

Para ella, lo único malo era levantar la mirada o gritar.

 

—Vaya, ¿no puedes oírme? ¡Sal!

 

Dahlia, cuyo rostro estaba medio rojo, apretó la voz.

 

—Oh ya veo. Lo siento, señorita.

 

El mayordomo se apresuró a salir por la puerta y se fue. Incluso después de quedarse solo en el pasillo, la confusión en su mente continuó.

 

¡El rumor de que la dama se ha vuelto rara ara cierto! Incluso a la edad de cinco años, no podía soportarlo sin tirar cosas.

 

El mayordomo se tocó la frente con expresión de asombro.

 

Todavía quedaba una cicatriz tras ser golpeado por un candelabro que Dahlia lanzó por llamar a la puerta mientras tomaba una siesta a la edad de cinco años.

 

Era increíble que la niña, que tenía un orgullo tan grande sobre su espalda con el poder de la familia del Conde, de repente se volviera amable.

 

«Además, el día en que una hermana no deseada entrara como hoy, habría tenido que correr más salvaje …»

 

El mayordomo se estremeció levemente, imaginando mal lo que estaba a punto de suceder.

 

• ────── ✾ ────── •

 

Dahlia, finalmente terminó de vestirse, logró calmarse y se dirigió al pasillo.

 

El mayordomo, que se había quedado quieto en el pasillo, la encontró y subió directamente.

 

«Estaba un poco molesto antes, pero es algo así…»

 

Dahlia dudó en mirar el rostro del mayordomo.

 

Como para demostrar su edad, sus sentimientos de culpa aumentaron cuando vio su cabello gris y su frente arrugada.

 

«¿Y si es un poco diferente al original? No es tan importante».

 

Finalmente, no pudo superar su culpa y le susurró en voz baja al mayordomo de Dahlia.

 

—Perdóneme…

 

Sin embargo, no recordaba cómo se llamaba el mayordomo.

 

—Sí, señorita. ¿Tiene alguna instrucción?

 

El anciano mayordomo rápidamente inclinó la cabeza.

 

Dijo eso como si estuviera acostumbrado a recibir instrucciones.

 

—Hace un rato… yo…te grité…

 

¿Cómo debería disculparse? ¿Qué podía decir que pudiera aliviar moderadamente su culpa sin dañar la reputación del villano?

 

—…Lo siento.

 

—¿Sí?

 

Susurrando con el rostro enrojecido, Dahlia escapó rápidamente.

 

El mayordomo, que se quedó, permaneció paralizado con una cara que parecía como si sus ojos salieran de la conmoción y solo mirara su lugar vacío.

 

¡Dahlia Margaret se disculpó!

 

Trabajando en la Mansión del Conde, nunca había recibido una disculpa de la gente de la familia del Conde Margaret.

 

Sin embargo, no podía creer que la primera disculpa que escuchó fuera nada menos que de la joven.

 

—Señorita, yo… ¡nunca olvidaré el día de hoy!

 

Temblaba de emoción solo y corrió tras Dahlia, que había huido tarde.

 

Fue entonces cuando recordó que tenía que llevarla a la sala.

 

• ────── ✾ ────── •

 

Dahlia corrió imprudentemente por el pasillo.

 

En el momento en que se disculpó, vio la cara congelada del hombre y no pudo quedarse quieta.

 

En la novela, no sabía lo mal que estaba, pero todavía no se había dado cuenta de lo mal que estaba.

 

—Haah, haah.

 

Dahlia se quedó sin aliento y entró en una habitación al azar.

 

El olor a madera vieja y libros instantáneamente le quitó los nervios.

 

Levantó la cabeza con las manos contra su pecho ascendente.

 

—¿Es esto… la biblioteca?

 

Un estudio lleno de buen humor dio la bienvenida a Dahlia.

 

Había una silla junto a la ventana lejos.

 

Caminó con dificultad y se dejó caer en la silla.

 

—Ah…

 

Había pasado un mes desde que se había reencarnado en ese cuerpo.

 

Puede que se haya acostumbrado, pero estaba asombrada por la actitud de los sirvientes que se sorprendían de todo lo que hacía.

 

—Sabrás si haces algo malo, yo no sé nada.

 

Dahlia recordó brevemente su vida anterior.

 

—Recuerdo que estaba acostumbrado a que me hicieran cosas malas, pero no estaba acostumbrado a ser yo la que haga actos malvados.

 

«¿Estaría bien si actúo como Lee Su-yeon?»

 

Me sentí triste cuando recordé a la mujer de mi vida anterior con quien había tenido una mala relación.

 

Fue el momento en que volvió a sentirse insatisfecha con su cuerpo.

 

«De todos… de todos los personajes, Dahlia es la única. ¡Una mujer malvada que muere horriblemente!»

 

Si solo hubiera sido una sirvienta sin ningún papel, habría vivido una vida completamente nueva.

 

El mundo no cambió por mucho resentimiento que ella expresara.

 

Incluso cuando abrió los ojos después de orar, había una mujer con cabello plateado y ojos morados de pie frente al espejo.

 

Afortunadamente, era una lectora que había leído la novela por completo hasta el final.

 

—Si sigo hablando con moderación y escapo, salvaré mi vida, ¿verdad?

 

Dahlia no tenía intención de aparecer en el escenario.

 

Porque, en cuanto tome el papel del personaje, sabía muy bien que el escenario la conduciría a la muerte.

 

A diferencia de Floret, Dahlia no era el personaje principal, sino solo el enemigo de la heroína.

 

—¡Dahlia!

 

Fue entonces cuando una voz fuerte llegó a su oído. Dahlia se sorprendió y se golpeó.

 

Alguien abrió la puerta y empezó a avanzar.

 

Era su padre, el conde Videl Margaret.


Traducción Miky

Corrección Sobralia

Raw Sobralia

Tags: read novel ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1, novel ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1, read ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1 online, ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1 chapter, ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1 high quality, ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Capítulo 1 light novel, ,

Comment

Chapter 1