Dark?

¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo

A+ A-

<Prólogo>


—No puedo aceptar tu petición.

 

La voz baja de Johann permaneció firme en el aire. Dahlia le miró a la cara con sorpresa.

 

Un viejo pergamino rodó casualmente sobre la mesa. Eran los papeles del divorcio que el hombre acababa de tirar.

 

Dahlia parpadeó con incredulidad. Tenía una impresión fría, pero su expresión de desconcierto era evidente en su rostro.

 

—¿Por qué, Johan? Obviamente, es el contrato de divorcio después de que terminara la venganza.

El convenio era simple.

 

Ayudando a Dahlia con su venganza. Dahlia apoyaría a Johann con la suya.

 

Así llevando a cabo su matrimonio como colaboradores, pero después de que terminará la venganza, volverían pulcramente a sus respectivas vidas.

 

—Porque mi corazón es diferente al de esa época.

 

Sin embargo, Johann rápidamente rechazó la solicitud de divorcio.

 

Una última vez, innumerables crisis habían enfrentado los dos.

 

Cada vez que se superaban un riesgo ambos compartían más sus pensamientos.

 

Johann tuvo el presentimiento de que sus sentimientos no serían diferentes a los de ella.

 

—No creo que haya ninguna razón para divorciarme de mi amada esposa.

 

Fue una confesión sencilla, con una voz sincera, pero el rostro de Dahlia estaba teñido de ambigüedad.

 

«No, debes divorciarte».

 

Era una situación un tanto incómoda. 

 

Dahlia conocía la verdad mejor que nadie de este mundo, inclusive más  que Johann.

 

También esperaba que Johann no lo supiera hasta el final.

 

Solo quería que Johann afrontará un futuro feliz sin saber nada.

 

Esa fue la elección de Dahlia quien se enamoró. 

 

«De todos modos, Johann se quedará solo».

 

Trato de no amarlo. Pero se enamoró.

 

Así que fue una elección inevitable.

 

[Dios dijo: en el momento en que terminé la venganza, solo quedaría una persona en ese mundo.]

 

Desde el momento en que escuchó el oráculo, Dahlia supo que de alguna manera tenía que llevar a Floret a una vida infernal.

 

Quería descansar y dejar a Floret en este mundo sufriendo.

 

Todo lo que Dahlia quería era que Floret permaneciera allí y pagará el precio de sus malas acciones.

 

«No puedo quedarme aquí».

 

Solo dejando este lugar es que podría dejar a Floret en este mundo.

 

—Te enviaré el papeleo de nuevo. Entonces, asegúrate de sellarlo.

 

La espalda de Dahlia, que intentaba fingir estar tranquila, era noble y elegante.

 

Incluso en este momento, Johann se mordió el labio en respuesta sin siquiera pestañar. 

 

Ella siempre fue elegante y directa, que no hubo vacilación ante sus propias decisiones.

 

—Te dije que no iba a sellarlo.

 

Johann que caminaba, se interpuso en el camino de Dahlia.

 

Era la apariencia de un esposo que detenía el andar de su esposa, pero a primera vista, parecía tan desesperado que le recordó a un esclavo suplicándole a su amo.

 

Se sintió así aún más cuando el hombre que era famoso por ser tan frío como el hielo en todo el imperio, estaba haciendo eso.

 

—Entonces pediré una prueba.

 

Dalia no era menos insensible que él.

 

—¡Dahlia!

 

Finalmente, Johann levantó la voz.

 

Se culpo así mismo por perder la calma cuando estaba frente a ella una y otra vez, pero ahora tenía que admitirlo.

 

Amaba a Dahlia Margaret.

 

No podía dejarla ir por esa razón.

 

—¿Estás segura de que quieres romper?

 

Los ojos de Dahlia temblaron ante la voz desesperada.

 

No era común que un hombre mostrara un rostro tan lamentable.

 

Ella estaba muy consciente de eso.

 

—No puedes saber cómo me siento. ¡Tú lo sabes mejor que nadie!

 

Los sentimientos de Johann también era de su conocimiento. Pero Dalia negó firmemente con la cabeza.

 

—No, no lo sé.

 

Si no tenía la confianza para aceptarlo, solo podía hacer la vista gorda ante su amor.

 

—Ni siquiera quiero saber los detalles del corazón del Gran Duque.

 

Una gran mano agarró la manga de la mujer.

 

La fina muñeca izquierda parecía que podría romperse en cualquier momento.

 

Dahlia negó con la cabeza ante el firme agarre.

 

—Dahlia

 

—Johann, déjame ir ahora.

 

Un susurro tranquilo apartó a Johann.

 

Dahlia agitó su brazo y aquella mano se apartó impotente.

 

Ella negó con la cabeza sin ninguna aflicción.

 

—Ahora que mi venganza a terminado, ya no me arrepiento de esta vida. Gracias por ser amable todo este tiempo.

 

Me trataste amablemente. Era una frase que decía sinceramente.

 

Johann siempre había sido amable con Dahlia.

 

Las acciones que ella hizo mas que amables fueron acciones para distanciarse de Johann.

 

Para que no se enamore de ella de todos modos.

 

Cuando sea el momento decisivo, no dudará con su amor.

 

Pero la rueda del destino llevó a Johann a esta situación.

 

Hacia el futuro donde se enamora de Dahlia. 

 

—Te amo.

 

Dahlia levantó la cabeza con gran sorpresa. El rostro del hombre estaba aterradoramente claro en la distancia.

Entonces fue sincero.

 

—Qué…

 

—Dije que te amo, Dahlia.

 

Ella no podía apartar los ojos de la cara del hombre, tan recta y hermosa como una escultura.

 

«Nunca pensé que llegaría el día en que él hablara de amor con sus labios».

 

En su mente, Dahlia recordó reflexivamente el pasado.

 

Todo por lo que pasó cuando vino a este mundo.

 

El día que rompió el flujo de esta novela con sus propias manos y lo reconstruyó. 

 

☆゜・。。・゜✺ ゜・。。・゜

 

—Oye, ¿escuchaste esa historia?

 

Una sirvienta que estaba limpiando un largo pasillo habló con su colega. 

 

—¿Qué historia?

 

—Me refiero a la señorita Dahlia.

 

Las dos intercambiaron conversaciones mientras fregaban el piso. El tema de ese día fue el rumor más notable en la mansión recientemente.

 

—No hiciste mucho por ella, ya sabes, hace un rato, porque tenía fiebre.

 

La sirvienta con cabello trenzado miró a su alrededor. Era para comprobar si había oídos escuchando en secreto.

 

—¿Ha cambiado un poco después de lo que paso? Es como si se hubiera convertido en una persona completamente diferente o algo así.

 

—¿Dónde cambio?

 

La sirvienta con anteojos resopló y se rio.

 

—Eso es lo que quiero decir…

 

La doncella con trenzas le hizo señas para que se acercara. Mientras la escuchaba, se acercó para oír sus susurros secretos. 

 

—¡Es muy… buena!

 

Fue inesperado.

 

—¿Qué?

 

La sirvienta levantó sus anteojos y se rio a carcajadas como si hubiera escuchado todas las historias divertidas. 

 

—¡Oye, me estás mintiendo! ¿Dijiste que la señorita Dahlia era amable? Prefiero decir que la Tierra está en un estado de limbo, ¿quién cree eso?

 

Dahlia Margaret, la villana a la que se dice que es la peor de los nobles.

 

La segunda mujer más lamentable del sistema con su personalidad asquerosa tanto como su hermosa apariencia.

 

El mundo nunca podría haber cambiado tanto como su horrible personalidad. 

 

—¿Es en serio? Ayer Susan rompió accidentalmente el jarrón y fue…

 

La sirvienta, que jugueteaba con su cabello trenzado, tragó saliva seca y se detuvo. Parecía desesperada. 

 

—¡Simplemente le dijo que se retirará!

 

El rostro de la sirvienta de anteojos se endureció ante la impactante confesión. 

 

—¿Bueno, en serio? ¿No arrojo pedazos del jarrón o le vertió agua? ¿No le abofetearon en la mejilla?

 

Traté de contar todas las cosas malvadas que podía imaginar, pero la sirvienta negó con la cabeza firmemente. 

 

—¡Quiero decir, ella gritó y la echó de la habitación! Susan lloró, diciendo que no sabía que era tan amable, y pensé que estaba mintiendo.

 

—¿Quizás la fiebre aún no ha desaparecido?

 

—No es lo que dijo el médico. Durante el resto del año, su resistencia se debilitó mucho, por lo que es posible que su temperamento se haya calmado.

 

—Ahí, ustedes dos.

 

Una voz familiar interrumpió la ruidosa charla.

 

Hick, las dos sirvientas miraron hacia atrás, endurecidas como piedras. 

 

—¿Qué es tan divertido que están hablando en vez de limpiar?

 

En la noche profunda, el cabello plateado brillaba como la luz de la luna sobre el río.

 

Ojos morados, sutiles como violetas que florecieron antes del amanecer.

 

Ojos afilados y rasgos elegantes que recordaban a un gato noble.

 

—S-señorita.

 

Ningún adorno fue suficiente para decorar la belleza de Dahlia Margaret.

 

Su apariencia era tan destacada y sagrada que incluso su asqueroso temperamento fue olvidado. 

 

—Date prisa y limpia todos los rincones. Porque tengo mucha tos.

 

Dahlia, que disparo con bastante frialdad, se fue con paso tranquilo.

 

Las dos mujeres, que estaban conmocionadas, se sonrojaron lentamente, y cuando Dahlia desapareció detrás del pilar, se volvieron locas.

 

—¿L-lo has visto?

 

—¡Lo vi, lo vi!

 

Ambas armaron un escándalo. Tenía una expresión brillante como si estuviera frente a un ángel que descendió del cielo.

 

—¡Ella acaba de pasar! ¡Pensé que patearía el balde con agua o señalaría el polvo!

 

—Debe haber sido muy amable. Oh, Dios mío. ¿La Diosa Sueton te ha bendecido?

 

Dahlia, que se había escondido detrás de las luces a lo lejos, se puso pálida y cansada por los comentarios tontos que la hicieron temblar.

 

—No, ¿cuándo fui alguna vez amable?

 

Era una locura y esto seguía avanzando.

 

Solo había pasado una semana desde que decidió interpretar perfectamente a Dahlia Margaret.

 

Durante esa semana, estuvo rodeada de rumores sorprendentemente extraños.

 

El rumor de que la villana de la época, Dahlia Margaret, se convirtió en una buena mujer después de haber tenido fiebre. 

 

«¿Cuál es el estándar para ser amable? ¿Estás diciendo que tengo que ser más cruel que esto?»

 

Dahlia Margaret. Ella era un personaje secundario, lo que explica que era famosa como villana.

 

Así que para ella era difícil saber exactamente qué maldad hizo.

 

Traté de hacer algo vil, pero nunca antes lo había hecho en comparación con los movimientos anteriores de Dahlia.

 

«¿Qué tan mal estuvo?»

 

¿De verdad tengo que abofetear a una sirvienta? Eso no encaja con mi temperamento.

 

Dahlia salió corriendo del pasillo, llena de preocupaciones.

 

Solo ha pasado una semana desde que fui a dar en este mundo duro.

 

Sin embargo, no sabía más de sobre la Dahlia Margaret que poseí. A pesar de que había leído la novela hasta el final.

 

Porque Dahlia Margaret no es el personaje principal de este lugar.

 

Al interferir con la heroína, estaba destinada a morir horriblemente, siendo abandonada por su esposo a quien amaba.

 

En resumen, aunque tiene un papel importante, es una villana extra que desaparecerá para siempre. Eso también es bastante miserable. 

 

«¿Quién va a gritar como el original?»

 

Sin embargo, la actual «Dahlia» no tenia intención de morir como la original.

 

Fue suficiente para mí terminar anteriormente lamentablemente con mi vida.


Traducción Yaegiba

Corrección Sobralia

Raw Sobralia

Tags: read novel ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo, novel ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo, read ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo online, ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo chapter, ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo high quality, ¡Aunque Sea La Villana. Me Convertiré En La Heroína! Prólogo light novel, ,

Comment

Chapter 0