El reinicio de la dama capitulo 6

All chapters are in El reinicio de la dama
A+ A-

La Loca Del Hacha
Capitulo 1 parte 6

Karen pensó que las cosas podrían resultar más interesantes cuando vio a Dulan untar torpemente la medicina.

Karen había visto a muchas personas durante mucho tiempo, aunque no fue intencional, radicalizar la relación con Dulan puede ser ese giró picante que puede hacer que las cosas sean más interesantes.

Aunque estos sentimientos torpes no podrán tocar su corazón maltrecho, fue suficiente para excitar su cerebro.—podría… dejar, una … cicatriz.

—¿Oh?

—….. —¿Sería un problema cuando ella sedujera a Raymond? Mientras inclinaba la cabeza Karen se miró en el espejo, ella no quiere renunciar a su gran sueño de cortarle el cuello a Raymond, solo porque se hizo daño a sí misma para desahogar su ira.

Su rostro era bastante sensible, por lo que no se permitía engordar ni quemarse ¿le gustaría al hombre?

—Pero… sigue siendo bonito ¿verdad?»

—… ¿Q-qué?

—¿No lo soy?

—…Aah.

Claro, que no había necesidad de decirlo, Karen tiró de la ropa de Dulan mientras le ponía la cara a su nível.

Ella extendió la mano y sus labios se impusieron sobre los fríos y delgados de él.—¿P-por qué…?

—……

Dulan todavía estaba confundido, ella lo besó de nuevo con la lengua levemente mientras lamía sus labios.

Karen imaginó un cadáver cuando lo besó. “Estás obsesionado conmigo, entonces cógeme… oh el protagonista masculino Raymond.”

“…Entonces muere”

—¿No lo soy?

Quiero que te enamores de mi, que te enamores tan profundo como el infierno.

************************************

—Oh ¿Qué demonios, estás bien?

—Si, no es tan grave como parece.

—Porque volviste demasiado tarde … ¡Oh Dios mío!

Isela hizo un gran escándalo, pero en lugar de una preocupación genuina por los demás, simplemente se jactaba de esto y aquello.

Mientras tocaba el Cembalo, Karen cambió de una canción muy hábil a una sencilla que pronto se convirtió en música de fondo.

Isela se sentó junto a Karen y habló con diligencia sobre el collar que encontró y la persona que se lo dio, su prometido. En esa refrescante mañana, Isela charló encantada de alivio y alegría.

“Raymond me dio esto, también me dio esto.” El sonido de la niña parloteando se sintió como el gorjeo de un pájaro especialmente hoy; fue bueno escucharlo.

“Ah, ¿entonces es así? Te gusta mucho”

También me gusta Raymond, yo era como tú hace 100 años… Karen cerró los ojos, en un momento, incluso te compadecí Isela, aunque no tenía sentido a pesar de que Dulan e Isela eran completamente diferentes en su apariencia, tono y antecedentes, había una cosa que tenían en común: “nerviosismo”

—Te debe gustar bastante.

—Por supuesto, incluso mi padre no pudo ocultar su admiración diciendo ¿Cómo pueden todos y cada uno de sus atributos ser de buena calidad?’

«Un comerciante como alabanza”

Tal vez él solo quería no notar nada más sobre ella e Isela tampoco quiere pensar si había un significado real detrás de estos regalos. Vestidos, collares, telas, cada uno era muy caro, pero no había anillo de propuesta.

[*T/N: Aquí lo que Karen quiso decir es que está alabando como un comerciante, como diciendo sobre su valor, no como un amante que alaba una muestra de amor.]

La relación entre Raymond e Isela era débil, Verdick un hombre hábil del campo propuso un compromiso con el hermano mayor de Raymond que enfrentaba dificultades financieras y el segundo hijo del barón siguió silenciosamente esa orden.

Para ser más específico, no dijo nada ya que no había arreglos matrimoniales ni un anillo de propuestas.

Incluso cuando Verdick o Isela lo presentaron como el prometido de Isela, nunca dijo nada en apoyo ni en contra.

Su relación era solo superficial.

Pero en este momento Karen no debería haber sabido esas cosas, así que ahora necesitaba mirar a Isela con ojos envidiosos.

No puede burlarse ni compadecer a Isela, lo que sea que pensará en su corazón, sus ojos se fijaron en la ropa y los accesorios de Isela, parpadeó y abrió levemente la boca una muestra de celos perfectamente calculada.

—Lord Baron es realmente diferente, aunque lo que mi padre me dio esta vez también fue bastante bueno….

“Patético Isela” Su acto de buscar sentimientos de esos regalos se parecía a una mujer estúpida que estaba simplemente emocionada por la vanidad.

Cerrar los ojos ante la negación y la crueldad de su padre solo parecía joven e ignorante.

—Karen ¿puedo llamarte así?

“Ya me estabas llamando así” Con ojos sonrientes Karen abrió un abanico plegable.

—Por supuesto que puedes, Isela.

Karen recordó cuando más tarde Isela le preguntó lo mismo a la hija del Conde y fue humillada, ella esperaba con ansias ese momento. Isela no pudo leer nada en la sonrisa de Karen, más bien se sintió encantada y continuó su charla sin ningún problema.

—Por cierto ¿por qué sigues jugando a Cembalo? recientemente a todo el mundo le gusta tocar el piano.

—Quizás la madera sea diferente, como comencé a jugar esto desde una edad temprana, no puedo acostumbrarme a los demás.

En verdad la razón por la que tocó Cembalo no fue por su madera, sino porque no pudo comprar un piano.

Aunque a su familia no le faltaron las comodidades básicas, su familia no puede permitirse esos lujos.

Para decirlo sin mas rodeos; “nuestra familia no es rica, por lo que no podemos comprar esas cosas”

Pero esas palabras no salieron de su boca, fue por su decoro y dignidad. Isela tuvo la agudeza suficiente para darse cuenta de esto, pero carecía de un corazón considerado.

No, fue porque nunca sintió la necesidad de hacerlo, lo que quería era demostrar que era más alta que Karen independientemente de sus medios.

—¿En qué se diferenciaba del piano, tocar las teclas de Cembalo?— preguntó Isela.

Con el paso del tiempo, los Cembalos que tenían hermosos y elegantes patrones y dibujos grabados siguieron siendo caros…pero este era viejo.
[T/ N: El viejo Cembalo con buenos patrones recibirá un precio alto, pero el de Karen era solo uno viejo, no uno decorado.]

—Hmm ¿te doy uno? Invitar a un sintonizador a este campo también debe ser difícil ¿verdad? Al escuchar la madera, el tono general parece débil …

—Está bien, me siento más cómodo con este.

Decir palabras tan groseras como si no fuera nada también era un talento, cuando miró el rostro de Isela, Karen sonrió para sus adentros.

Comprar odio con dinero no era fácil, pero Isela podía hacerlo con facilidad, ella una anciana de 100 años no sintió ninguna agitación por un error de un ternero recién nacido.

Ahora estaba más tranquila ya que iba a hacer algo peligroso en un futuro próximo, un gran mentiroso siempre tendrá una tez suave.

—Señorita Evans, sí estás aburrida ¿damos un paseo por el feudo?

Isela asintió sin dudarlo.

Tags: read novel El reinicio de la dama capitulo 6, novel El reinicio de la dama capitulo 6, read El reinicio de la dama capitulo 6 online, El reinicio de la dama capitulo 6 chapter, El reinicio de la dama capitulo 6 high quality, El reinicio de la dama capitulo 6 light novel, ,

Comment

Chapter 6