Dark?

Historia En La Biblioteca Capítulo 30

All chapters are in Historia en la biblioteca
A+ A-

                                         Historia En La Biblioteca 

                                         Capítulo 30


—Qué bastardo …… No, puedo cuidar de alguien como el joven maestro Marten por mí misma.

 

—¿Es un pariente?

 

—Era un pariente. Ahora es un extraño. Pero parece que todavía no piensa en salir de mi vida.

 

—Podría deshacerme de esas plagas.

 

Ray mantuvo el equilibrio con un brazo en la pared y se inclinó hacia Vivian. Fue un susurro secreto. La sonrisa que colgaba de sus labios torcidos se hizo más fuerte. «¿Deshacerse de ellos?» Vivian enfocó su mirada en la mano pálida de Ray que sostenía la pared.

 

—¿Por qué método?

 

—Todo lo que tienes que decir es que quieres.

 

—¿Qué es eso? ¿Eres un hada que hace realidad los deseos? 

 

Vivian se rió por las imposibles palabras de Ray.

 

Sin embargo, eso fue solo por un corto tiempo. Sus ojos siguieron esos dedos largos y elegantes que parecían pertenecer a un pianista. Cada vez que hablaba, los músculos magros y las venas de su antebrazo se volvían más definidos y los huesos de su muñeca estaban bellamente definidos.

 

—Entonces, ¿lo deseas?

 

La respiración que parecía tocarla, pero no tocarla, le hacía cosquillas en la oreja. Ella tragó profundamente. Finalmente, Vivian lo miró a la cara. Debido a la frustrante capucha y la máscara blanca, sus labios rojos se volvieron aún más definidos.

 

Sus labios eran hermosos.

 

«Lo quiero…»

 

Esos labios parecían dibujados. Eran del atractivo color de los pétalos de rosa y parecían estar ligeramente húmedos como si las gotas de rocío se hubieran posado sobre ellos…

 

«¡No, en qué estoy pensando!»

 

Ese fue el pastel en el cielo. Incluso si afortunadamente ganaba su interés y empezaban a salir, era poco probable que los probara. Si tuviera la oportunidad de probarlos, sería su último banquete antes de su muerte.

 

Después de consolar su lujuria y ambición, Vivian sintió como si llorara lágrimas de sangre. ¿Cómo sería posible salir con un hombre cuya respiración era erótica solo, mientras ella controlaba sus impulsos? No era un clérigo que se protegía desesperadamente de las tentaciones del diablo.

 

Sin embargo, la realidad fue cruel. Vivian dominó su corazón y su voluntad con los sentimientos de un clérigo religioso. —Ejem, está bien. ¿Por qué Ray debería tomarse tantas molestias?

 

Se aclaró la garganta y se movió lentamente hacia un lado. Ese hombre que rezumaba sexo por sus propios poros parecía ponerla a prueba continuamente.

 

—¿Escaparías si el joven maestro utiliza un método que escapa a los ojos del Palacio Real?

 

—¿Qué?

 

Vivian parpadeó sin comprender, como si no entendiera lo que se había dicho.

 

—Parece que no se da cuenta de lo fácil que es destruir lentamente la vida de Vivian bajo sus pies.

 

Ah, el intelecto del joven maestro estaba bastante por debajo del promedio, por lo que parecía poco probable que él estuviera al tanto de tal método en primer lugar.

 

—¿Puedes soportar una vida en la que tus pies estén encadenados para que no puedas escapar y sea tan tortuoso que quieras morir, pero no puedas morir?

 

Una mirada espinosa examinó a Vivian de arriba abajo. ¿Por qué estas palabras repentinas suenan como amenazas?  Los ojos de Vivian se movieron de esta manera y con ese asombro, luego dejó escapar una exclamación: ¡Ah! como si se hubiera dado cuenta de algo.

 

Luego, con una expresión libre de confusión, sonrió alegremente y asintió.

 

—Dices palabras de preocupación con bastante brutalidad.

 

—¿Preocuparse?

 

—Te preocupa que más tarde me lastimen después de haberme enfrentado a un joven aristocrático, ¿verdad?

 

La mano que estaba a punto de tocar su mejilla se detuvo abruptamente. Luego, la atmósfera brutal comenzó a retroceder lentamente hacia algo más pausado. ¿Fue porque había llegado al punto central del problema? 

 

—Me molesta.

 

Ray dejó escapar un suspiro y reconoció obedientemente el hecho.

 

—Parece que he llegado a desear.

 

—¿Sí que? ¿Qué?

 

—Vivian.

 

Con esas palabras, el corazón que había intentado calmar se desencadenó de inmediato y se dispersó salvajemente. La cara de Vivian se puso roja y en repetidas ocasiones abrió y cerró la boca. Se había puesto tan nerviosa por el repentino desarrollo que no pudo decir nada. Parecía que le faltaba disciplina.

 

—¿Que…?

 

—¿Quieres salir conmigo?

 

—Qué….¡qué!


Traducción Miky

Tags: read novel Historia En La Biblioteca Capítulo 30, novel Historia En La Biblioteca Capítulo 30, read Historia En La Biblioteca Capítulo 30 online, Historia En La Biblioteca Capítulo 30 chapter, Historia En La Biblioteca Capítulo 30 high quality, Historia En La Biblioteca Capítulo 30 light novel, ,

Comment

Chapter 30