Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19

A+ A-

Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino      

Capítulo 19

 

—Adrián… 

 

Su sangre se enfrió en el momento en que escuchó tal nombre Llewellyn miró a Rose con expresión rígida en el rostro.

 

Sus mejillas estaban teñidas de un sutil rosa similar al color de su cabello, mientras que sus pestañas doradas ligeramente gruesas revoloteaban y sus pequeños labios se curvaban.

 

Fue extremadamente hermoso y entrañable, hasta el punto en que quiso tragarla de una vez.

 

Y más bien… con esos bonitos labios y ese rostro indefenso, Rose había pronunciado el nombre de otro hombre que no era el suyo.

 

Aunque era innecesariamente decir que era el nombre de su hermano…. Ese hecho no le importaba a Llewellyn.

 

Lo que le importaba era el hecho de que él no era la persona más importante en su subconsciente sino que fue su hermano Adrián, Adrián Hill.

 

—… —Una fría sonrisa se formó en los pálidos labios de Llewellyn.

 

Llewellyn no estaba allí cuando Rosenia creció, ese fue Adrián Hill.

 

Tal hecho lo irritó mucho, quería saber todo sobre ella lo antes posible y si era posible Llewellyn quería ocupar el lugar de Adrián en su corazón.

 

—Quiero llenar su corazón solo conmigo… desde el principio hasta el final. Todo, todo a mi lado, lo quiero todo. —Un dolor familiar se hundió en su corazón miró a Rose con expresión preocupada.

 

Rose estaba profundamente dormida con rostro angelical, completamente inconsciente de los pensamientos peligrosos que atravesaban a Llewellyn quien la estaba mirando en este momento.

 

—Mi querida Rose… —Cuanto más apreciaba a Rosenia, más la deseaba. 

 

Quería abrazarla con fuerza y penetrar profundamente en su cálido corazón Llewellyn pensó que había capturado su corazón.

 

Sin embargó, al mirar su rostro dormido, lo invadió una sensación de duda.

 

No era solo una relación física lo que Llewellyn quería… En primer lugar, nunca tuvo una idea tan infantil.

 

Él la quería toda, quería su corazón y su alma mientras viviera. 

 

Llewellyn se preguntó cuándo este deseo, una enfermedad llamada amor, se había asentado en lo profundo de su corazón.

 

Al pensar en ello Llewellyn recordó que todo comenzó hace bastante tiempo, mucho antes del banquete que se celebró en el palacio real hace cuatro años….

 

Llewellyn recordó que era a principios del verano, cuando las lilas florecían hermosa y dulcemente en su ducado.

 

A los trece años ese mismo día, Llewellyn el chico siempre recto e impecable, intentó liberarse por un impulso.

 

El joven duque era bien conocido por su naturaleza recta y directa.

 

Todos lo elogiaban donde quiera que iba Llewellyn Rasiane. “Un huérfano que perdió a sus padres y creció solo en cuanto vio la luz del mundo.”

 

La gente se mostró empática con su situación…

 

—Un regalo de cumpleaños del Conde Andrico, su excelencia.

 

—…

 

Entonces cuando se acercaba la fecha de su cumpleaños, el 25 de mayo todos los obsequios y cartas que llegaban eran de los que expresaban simpatía.

 

Llewellyn sintiéndose un poco molestó, aceptó la carta y la leyó en silencio. 

 

Fue una cortesía aceptar y leer las cartas de otros nobles de alto rango, la carta como de costumbre estuvo llena de elogios por los notables logros del joven duque Rasiane y su impecable carácter recto.

 

También se mencionó que su apariencia se volvía más deslumbrante a medida que envejecía y con un estilo de escritura muy aristocrático para no ofender, terminó con una buena palabra de preocupación para el joven duque.

 

Las cartas que recibía Llewellyn solían ser así, los nobles que habían sido cercanos a los difuntos duque y duquesa de Rasiane no tenían idea de cómo ayudar al joven Llewellyn a pesar de que sentían lástima por él.

 

Aunque sabía que tenían buenas intenciones Llewellyn estaba francamente harto de todo, aún así siempre respondía por cortesía.

 

—Aquí, la carta. —Llewellyn, que respondió ordenadamente al conde Andrico sin un solo error en su carta, selló la carta y se la entregó al mayordomo.

 

El mayordomo recibió la carta con la cortesía habitual, como de costumbre y luego retrocedió en silencio.

 

Una vez que el mayordomo se fue y todos los sirvientes fueron despedidos, solo el sonido de la respiración de Llewellyn se pudo escuchar en la sala de estudio fue un silencio pacífico.

 

Llewellyn encontró cómodo el silencio familiar en medio de su enfado.

 

Como nunca había mostrado tales emociones, la gente solo pensaba en él, como un niño tranquilo y de muy buen corazón.

 

Sin embargo, no era cierto solo Llewellyn sabía que él no era así en absoluto.

 

—Estoy harto de eso.

 

Llewellyn estaba harto de las celebraciones y los regalos de su cumpleaños. Estaba harto del gran banquete anual y del servicio religioso que se celebraba después para sus difuntos padres. 

 

Estaba harto de que todos pensaran que podría sentirse culpable por la muerte de sus padres, el sentimiento de culpa por causar la muerte de sus padres, ese tipo de culpa…

 

“Todo es una tontería.”

 

Aunque Llewellyn hizo todo lo posible por respetar y agradecer a sus difuntos padres ya que ni siquiera había visto sus rostros, le resultó difícil sentir afecto por ellos.

 

Los padres que lo dejaron temprano le eran extraños.

 

Independientemente la gente quería creer que es un niño cariñoso y amable que extraña a sus padres, unos que nunca había visto.

 

Desafortunadamente ese no fue el casó, era solo su ilusión…

 

Este 25 de mayo volverán a mirarme con lástima, sin nadie alrededor la sonrisa de Llewellyn se transformó en una que nunca había mostrado en público.

 

En verdad en lugar de prepararse para el banquete y los servicios Llewellyn quería viajar a algún lugar el 25 de mayo. 

 

Pensó que eso lo liberaría de todas estas cosas aburridas.—Sin embargo, eso es una ilusión.

 

Llewellyn siempre tenía esos pensamientos por costumbre, pero como los susurros de una serpiente las dudas surgían una tras otra. “¿Es realmente una ilusión?”

 

—…

 

Llewellyn se reclinó en su silla de estudio, soñando con liberarse algún día.

 

Una hermosa playa, brillantes olas del mar, el sol deslumbrante, un jardín en algún lugar lleno de flores que no sean lilas.

 

Llewellyn quería ir al lugar de sus sueños.

 

Pero Llewellyn sabía que era una locura, si desaparece el castillo se pondrá patas arriba.

 

Incluso si Llewellyn dejara una carta habría sospechas de que fue secuestrado por los partidos políticos opositores. 

 

Sabiendo tales riesgos, todavía quería huir…

 

Llewellyn quería dejar esta vida tediosa y mundana para poder experimentar una sensación de libertad por primera vez.

 

Para saborear la libertad Llewellyn tenía que hacer algo que no se atrevía a hacer y era actuar impulsiva mente.

 

Llewellyn quería correr el riesgo…

 

En cualquier caso incluso si me voy por unos días, todo estará bien una vez que regrese.

 

Volveré tan pronto como termine de disfrutar de mi breve descansó, todavía hay tiempo hasta el 25 de mayo por lo que estar fuera durante tres días está bien.

 

Llewellyn pensó que nadie se atrevería a culparlo a él, el duque Rasiane por aburrirse y huir de todos modos.

 

Después de todo él era el dueño de este castillo, el territorio circundante y todos los que lo servían.

 

“Voy a hacerlo.”

 

A los trece años, Llewellyn Rasiane se puso de pie impulsado por un impulso por primera vez en su vida.

 

Lejos de tener miedo, su corazón latía con anticipación después de que decidió liberarse.

 

Llewellyn terminó rápida y sigilosamente todos los preparativos. Luego dejando una sola carta, dejó su ducado.

 

Una hora más tarde, el castillo del duque Rasiane fue derribado, Llewellyn se había disfrazado.

 

Incluso fuera de su castillo, bastantes personas lo reconocerían por lo que no podía caminar sin un disfraz.

 

Mis sirvientes deben estar pateando en el castillo en este momento, lo siento pero no tengo ninguna intención de revelar mi paradero.

 

Manteniendo todos los rastros completamente ocultos, Llewellyn planeaba pasar sus tres días perfectos.

 

Por esa razón la imagen de Llewellyn Rasiane era ahora la de una niña con un vestido pulcro y el pelo largo y rizado atado con una cinta.

 

Naturalmente el cabello era una peluca, Llewellyn se sintió un poco incómodo al tratar de parecer una niña al principio, pero pudo calmarse después de adaptarse.

 

Incluso pensó que era divertido.

 

Habiéndose liberado Llewellyn se rió asombrado de lo divertido que era.—A veces está bien actuar de forma imprudente.

 

Llewellyn estaba ahora al sur del territorio de Rasiane, en la estación Ives.

 

Había usado un conjunto de magia de movimiento para volar directamente hacia Ives, era la mejor forma de no ser atrapado.

 

De pie en el andén de la estación Llewellyn se subió a un tren que acababa de llegar, su cuerpo se movió sin saber hacía dónde se dirigía el tren.

 

Sentado en un asiento incómodo y experimentando por primera vez inclinó la cabeza y se quedó dormido.

 

El tren se detuvo en la última parada unas tres o cuatro horas más tarde.

 

Llewellyn se bajó del tren tratando de no volver a pensar en esa experiencia.

 

El tren era realmente rápido ya que funcionaba con magia, lo había llevado hasta la frontera sur.

 

Llewellyn salió lentamente de la estación, pensando sobre un problema repentino.

 

“Esta área estaba controlada por la familia Hill.”

 

créditos

traducción miky

corrección jane

Tags: read novel Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19, novel Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19, read Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19 online, Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19 chapter, Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19 high quality, Obsesión inofensiva por el cautivador protagonista masculino capitulo 19 light novel, ,

Comment

Chapter 19